Basque Cheesecake: Receta imperdible

Basque Cheesecake: Receta imperdible

Valeria Scavia

¿Te imaginas un postre que combine la cremosidad de una cheesecake con una superficie caramelizada y ligeramente quemada que le da un sabor único? Si aún no has probado la Basque cheesecake, te estás perdiendo de una delicia que ha conquistado corazones y paladares en todo el mundo. Ahora te voy a contar todo lo que necesitas saber para preparar esta receta imperdible de Basque cheesecake. Así que ponte cómoda y ¡vamos a cocinar juntos esta exquisitez!

Ingredientes para la Basque Cheesecake

Antes de comenzar, asegúrate de tener todos los ingredientes necesarios. Lo mejor de esta receta es que no requiere de muchos ingredientes complicados y, probablemente, ya tengas la mayoría en casa.

Ingredientes principales:

  • 600 g. de queso natural.
  • 300 g. de nata líquida.
  • 200 g. de azúcar blanco
  • 4 huevos.
  • 25 g. de harina de trigo.
  • Molde desmontable de 21-22 cm de diámetro. 
  • Papel sulfurizado (para horno).

Preparación de la Basque Cheesecake

Ahora que ya tienes todos los ingredientes listos, es momento de empezar con la preparación. Sigue estos pasos y te garantizo que obtendrás una Basque cheesecake muy deliciosa.

Cómo hacer la base de la tarta

  • Cubrimos un molde circular de aproximadamente 21 cm de diámetro de manera que el papel sobresalga unos 3-4 cm para darle un toque final atractivo a la tarta. Es útil humedecer y arrugar el papel sulfurizado antes de usarlo para facilitar su manejo y conseguir una apariencia rústica. 
  • Calentamos el horno a 225º C durante 10 minutos, utilizando calor tanto superior como inferior, pero sin ventilador. 
  • Colocamos el queso crema en un bol grande y comenzamos a batir con una batidora eléctrica hasta que se suavice más. Continuamos batiendo mientras agregamos la nata poco a poco. 
  • Luego añadimos el azúcar y un huevo, batiendo hasta que se integre completamente antes de añadir el siguiente. Repetimos el proceso con los cuatro huevos. Finalmente, añadimos la harina y batimos hasta que la mezcla sea homogénea. Vertemos la mezcla en el molde previamente preparado.

Horneado y presentación de la Basque cheesecake

  • Para estas proporciones y utilizando un molde de 21 cm, cocinamos la tarta en el horno a 180º C durante aproximadamente 40 minutos, situándola en el centro con calor tanto arriba como abajo. Si preferimos que la tarta quede un poco más líquida, reducimos el tiempo de cocción a 35 minutos. A la mitad del tiempo, es importante revisar que no se dore en exceso; en caso de que esté tomando mucho color, la cubrimos con papel de aluminio. Durante la cocción, es normal que la tarta se infle bastante, pero se desinflará al enfriarse.
  • Una vez cumplido el tiempo de cocción, entreabrimos la puerta del horno y dejamos que la tarta se temple durante 15 minutos con el horno apagado. Después, la retiramos del horno y permitimos que se enfríe completamente a temperatura ambiente sobre una rejilla. Aunque la tarta parezca blanda al principio, ganará firmeza y reducirá su volumen gradualmente. No la desmoldamos en este punto.
  • Cuando esté totalmente fría, la cubrimos con papel de aluminio y la refrigeramos al menos durante 6 horas, aunque lo ideal es dejarla reposar de un día para otro. Esto mejora notablemente su sabor, por lo que es recomendable planificar con anticipación.
  • Al día siguiente, retiramos la tarta del refrigerador unos 30 minutos antes de servirla para que alcance una textura más suave y cremosa al atemperarse. Desmoldamos y mantenemos el papel de horno para conservar un look rústico y tradicional.

Basque Cheesecake perfecta

Consejos y trucos para la Basque Cheesecake perfecta

Temperatura de los ingredientes: Asegúrate de que todos los ingredientes estén a temperatura ambiente antes de empezar. Esto facilitará la mezcla y evitará grumos.

No batir en exceso: Cuando añadas los huevos, bate solo lo suficiente para que se incorporen. Si bates demasiado, la tarta podría quedar demasiado aireada y no tener la textura densa y cremosa que buscamos.

El papel de horno: Deja que sobresalga bastante por los bordes del molde. Esto no solo ayuda a desmoldar la tarta más fácilmente, sino que también contribuye a su forma rústica y atractiva.

Control del horneado: Cada horno es diferente, así que vigila la tarta durante los últimos minutos de horneado. Debe estar dorada y un poco quemada por fuera, pero aún temblorosa en el centro. Si ves que se quema demasiado rápido, puedes cubrirla ligeramente con papel de aluminio.

Reposo y refrigeración: Dejar que la tarta repose en el refrigerador es esencial para que tome la textura adecuada. Sé paciente y no la cortes antes de tiempo.

 

Disfruta de tu Basque Cheesecake en casa

Ahora que tienes la receta y algunos trucos bajo la manga, es hora de disfrutar de tu Basque cheesecake. Este postre es perfecto para cualquier ocasión, desde una cena elegante hasta una merienda casual con amigos. Su textura cremosa y su sabor único harán que todos quieran repetir.

Recuerda que en Tarta de Queso somos especialistas en este delicioso postre. Si no tienes tiempo de preparar tu propia Basque Cheesecake o simplemente quieres probar la mejor versión, visita nuestro catálogo de tartas en la página web y elige entre nuestras variedades. Además, ofrecemos un servicio de delivery aquí para que puedas disfrutar de nuestras tartas en la comodidad de tu hogar.

¡No esperes más! Contacta con nosotros y haz tu pedido hoy mismo. ¡Te aseguramos que te encantará!

 

cta blog vf

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Compartir en:

Deja el primer comentario

Artículos Relacionados